Continúa la polémica en las “aceiteras pymes”

2 | octubre | 2017

Continúa la polémica en las “aceiteras pymes”

“Batallamos contra los embates externos por las cargas arancelarias impuestas a las exportaciones de Biodiesel y castigamos con idénticas cargas a las exportaciones de expeller, comprometiendo el trabajo de miles de argentinos.” Continúa la polémica en las “aceiteras pymes”

Por Jorge Augusto Simmermacher (*)

Llegan tiempos de encontrarnos, escucharnos, esperarnos y darle tiempo al tiempo; ¡Cuantos sueños!, ¡esfuerzos!, ¡frutos! y !desencantos en nuestra Argentina sagaz, y viviente!  Mientras se da una “EXTRAÑA PARADOJA CRIOLLA”, los americanos del norte, construyen muros infranqueables y fortalezas inviolables; nos bloquean envíos por miles de millones de dólares en biodiesel, que liberados de retenciones intentamos exportar. Mientras, nuestros gobernantes, postergan y demoran la liberación de retenciones a las exportaciones de expeller de soja.

Sugestiva originalidad creativa propone dejar de ser “EL GRANERO DEL MUNDO” para ser “EL SUPERMERCADO DEL MUNDO”, se invita a las pequeñas aceiteras de soja de los pueblos, a competir, mientras se abren todos los “PORTALES” de nuestros huertos, se liberan todos los candados y visan a todos los mercaderes.

¡Coherencia muchachos!…, no castiguemos a los nuestros con la misma vara que nos castigan. ¿Por qué? ese empeño en no permitir las exportaciones de miles de millones de dólares de expeller de soja producido por las más de 400 pequeñas plantas aceiteras distribuidas en el interior profundo de nuestra Patria. ¿Por qué? no liberar al expeller de soja de las retenciones a las exportaciones, igual que al biodiesel.

Esperábamos llegara con la aurora un nuevo amanecer, la nueva conducción del país llegó, y apuradita nomas, liberóo a toda la industria nacional de sus retenciones a las exportaciones o cargas arancelarias, y embistió con decisión y fuerza sobre las pequeñas aceiteras, que distorsionan los precios del poroto de soja en el interior profundo, generándole competencia a las Grandes Aceiteras del POLO OLEOQUIMICO DE ROSARIO, el más grande del mundo.

¿Estaremos en lo cierto?, ¿temerán que seamos realmente un “POTENTE ACELERADOR DEL DESARROLLO DE LAS ECONOMIAS REGIONALES”?; ¿Es por eso que circunscriben a las pequeñas aceiteras a una “Mesa de Dialogo”, creada por una resolución mMinisterial, que pretende mantener al sector encorsetado, engrilletado, sufriente, desvalido, y cual servil colaborador para aplaudir elucubraciones de funcionarios distantes de la agroindustria del interior profundo de la Patria?

Fue allá lejos y hace tiempo, cuando, cual huracán, arremetió en el interior de nuestro País la idea de agregar valor a la soja, producir expeller y aceite contribuyendo a la alimentación de los animales de todo el mundo y con el aceite producir biodiesel, y suplir al gasoil con una energía renovable. La ley del corte obligatorio, se impuso, se custodióla Industria Pyme del Biodiesel, con desatinos y altibajos, se desarrolló con euforia la instalación de plantas extrusoras, todo a lo ancho y largo de la Patria.

Mientras escribo, llega a mi mente el susurro del viento que bailotea entre las chapas, y observo el desafiante y acompasado traqueteo de una línea compacta, circular, armónica y totalmente automatizada que transforma el poroto de soja en expeller y aceite. Algo alejada del ejido urbano y al final del único asfalto del pequeño pueblo surge cual coloso indómito, la planta de extrusión de mis amigos, sus depósitos, y oficinas. En su interior al cobijo de sus instalaciones, una sala de reuniones, espaciosa y acomodada, invita al análisis, a la estrategia, a la creatividad de novedosos procesos industriales, y por qué no, a gran diversidad de quimeras comerciales.

De todos los sitios se divisa el campo, una y otra vez, se intercalan tiempos de clarividencias y otros de oscuridad y de penumbra, coincidentes con una meteorología dispar y diversa. Desde la ventana se observa sereno el flete, que con su carga enfrenta el advenedizo futuro, confiado avanza, entre surcos, colmado de historias, transportando peso en su propio espacio, espera la posta, o encontrar el apeadero, para bajar su carga.

Los Yanquis del Norte, cuidan lo suyo, y a músculo tirante no detienen la pluma en defender su industria nacional.  Nuestro Gobierno, encandilado por las divisas que aportan “Las Grandes Aceiteras”, ignora deliberadamente y desatiende a las pequeñas aceiteras del interior profundo, y a sus trabajadores. Sólo nos queda  seguir navegando, capear el temporal y confiar en Dios, que a diferencia de la referida “Extraña Paradoja Criolla “, nos concede cada mañana, que el sol salga para todos.

(*) El autor es fundador del Grupo de Empresas “Tierra Gaucha ® ”, dedicadas al extrusado de soja, producción de expeller de soja,harina de soja de alta proteína,aceite de soja y biodiesel en Argentina.

Fuente: http://biodiesel.com.ar

 


Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail
2 | octubre | 2017

Destacadas

Busque por fecha

octubre 2017
D L M X J V S
« Sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031